martes, 10 de noviembre de 2009

La tecnología no es una elección, es una realidad inevitable

Consejos para una Internet amigable


Lo primero que suelen percibir los padres sobre la tecnología es una sensación de alejamiento y extrañeza. ¿Por qué? Porque la desconocen y existe una distancia generacional que los aparta. Entonces, los beneficios en términos de productividad, simplicidad, acceso, conocimiento, etc. quedan a merced de esta brecha, cuya superación implica algunos actos de grandeza como tomarse el tiempo para aprender, dedicar el esfuerzo y admitir que, muchas veces, hijos y padres intercambian el rol de docente y alumno.

Este punto de partida es fundamental antes de presentar cualquier argumento o realizar cualquier análisis que trate de arrojar cierta luz sobre un uso responsable, efctivo y seguro de la tecnología. La realidad es que, hoy, la tecnología no es una elección, es una realidad inevitable y omnipresente que es parte de nuestra vida cotidiana y lo será cada vez más. El desafío es transformar esto en una oportunidad de desarrollo personal, profesional e incluso social. La tecnología no puede ser un mundo desconocido y del que no participamos.

Dicho esto, es importante para nosotros concentrarnos en lo que sabemos hacer y en lo que podemos aportar. En Google, la misión es organizar la información del mundo y hacerla útil y accesible para todos. Internet es un maravilloso océano de información que ha cambiado la forma en la que estudiamos, jugamos, trabajamos y nos divertimos. Pero somos concientes de que no todas las páginas de Internet tienen contenidos apropiados para las familias y nuestros hijos.
Las redes sociales y lo que se ha dado en llamar Web 2.0 son herramientas insuperables para la comunicación y colaboración. Y si bien muchos lo llaman “mundo virtual”, para los niños y adolescentes de hoy, ese es su “mundo real” y, como tal, tiene su lenguaje, sus códigos de conducta, sus bondades y sus peligros.

Existen algunas precauciones que pueden tomar los padres para contribuir a la seguridad de su familia y lograr una buena experiencia en Internet, pero es fundamental, antes, tomar dos premisas generales básicas. Una es el acercamiento y la otra es la participación. La tecnología no puede ser un mundo desconocido y del que no participamos. Los padres deben estar presentes en los espacios donde están sus hijos, formar parte, comprender y adquirir conocimientos sobre las nuevas tecnologías que les permitan tomar decisiones con criterio educado sobre el asunto.

Hoy, la tecnología no es una elección, es una realidad inevitable y omnipresente que es parte de nuestra vida cotidiana y lo será cada vez más
Por otra parte, no existe seguridad sin responsabilidad. La seguridad es consecuencia de una actitud responsable que debemos transmitir a los jóvenes, quienes interactúan a diario con estas tecnologías y tienen que aprender a resguardar su propia intimidad. Todas las plataformas de comunicación y colaboración necesitan de un usuario activamente responsable y consciente para garantizar su buen uso. No podemos pensar en una Internet más segura sin promover esta actitud.

Existen otros consejos, ya más específicos, que pueden ayudar a los padres a manejar esta relación con la tecnología. Ubicar las computadoras en un lugar céntrico de la casa para facilitar el control sobre las actividades de sus hijos. Conocer los sitios de Internet que ellos visitan y aprender a utilizar filtros como el SafeSearch de Google. Utilizar controles compartidos que muchos sitios ofrecen, como la mayoría de los servicios de Google para fotos (Picasa), blogs (Blogger) o para redes sociales (Orkut), que permiten al usuario decidir quién puede visualizar su blog, sus fotografías, sus videos y su perfil personal. Proteger las contraseñas y concientizar a los chicos sobre la importancia de no divulgar sus contraseñas en línea y enseñarles a comunicarse de manera responsable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesan tus comentarios. ATRÉVETE !!!. Adelante !!!